Mensaje de Navidad

¨ ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido?  Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle.¨ Mateo 2:2

mary-and-joseph

Introducción

Siempre la navidad ha despertado dos tipos de sentimientos: uno es el anhelo por encontrar al mesías y el otro es el rechazo. Fíjese que los ¨magos¨ o sabios, eran posiblemente estudiosos de astrología, también son identificados originalmente como sabios pertenecientes a una clase religiosa en el Imperio Medo y Persa (Imperio Medopersa), pero la palabra mago derivó en la descripción de cualquier estudioso de astrología y de sabiduría popular.  Estos hombres probablemente habían estudiado textos judíos como Números 24:17 para buscar una correlación entre los estudios astronómicos y el nacimiento de un rey judío, esto según los comentarios de la Biblia Apologética. Pero lo que llama la atención, es que ellos han decidido ir en busca del mesías para adorarle, pero a la vez, cuando Herodes supo del nacimiento del mesías lo rechazo y diferente a los sabios,  resolvió que iría a  matarlo.

 

 

  • Vivimos en un mundo en donde estos dos sentimientos todavía están presentes. Personas que de hecho anhelan conocer a Jesús y otros que lo rechazan.

Es cierto que en muchos lugares podemos encontrar palabras, pesebres, arboles, y cualquier escenario destacando la navidad, pero de hecho, existen otros tipos de influencias en las navidades, principalmente en nuestros países, el cual es el deseo y anhelo profundo de adorar al mesías. Podemos ver una excesiva motivación consumista, materialista, entre otros más que un profundo conocimiento de Jesús. Las personas hablan mucho en este tiempo de fraternidad, de bondad, de unión etc., pero de hecho el Cristo no está siendo adorado, pues el dios de este siglo se ha vuelto en un ¨dios comercial¨ mercantilizado, y la navidad no refleja la adoración profunda al Dios que se ha encarnado. Familias se reúnen, comen sus pavos, otros no tiene pavos, comen sus pollos, se alegran, pero el mesías está lejos, no hay una entrega total y constante al Dios hijo. Jesús es un invitado más, es como si una vez al año las personas recibieran a  un familiar que vive lejos, cuando en realidad Jesús debería estar siempre presente y ser parte de la vida cotidiana de todas las persona.

Los Magos han llegado a la conclusión de  que aquel niño debería ser adorado como Dios. Ellos cuando llegaron, se gozaron, se postraron y adoraron, pero la adoración fue expresada con una entrega de regalos y presentes. Abrieron sus tesoros y ofrecieron lo mejor que tenían en las manos: Oro, incienso y mirra. El oro como símbolo de realeza, incienso de divinidad y mirra del sacrificio. Todo lo que el mesías representaba, Dios, Rey y el que iba ofrecerse por sacrificio para redimirnos de nuestros pecados. Era una verdadera declaración de fe en el mesías esperado. Era un reconocimiento de que aquel niño no era común, era el enviado del Padre para la salvación de la humanidad.

 

  • Nuestro anhelar por Jesus pasa por una verdadera adoración, y la verdadera adoración significará siempre una entrega de lo mejor que somos y tenemos. Cristo no es una figura mitológica, la navidad no es solamente una fiesta de fin de año, es cierto que posiblemente el 25 de diciembre no sea la fecha exacta del nacimiento de Jesús, pero no importa mucho esto, lo que realmente  importa es que Él ha nacido y que su nacimiento es el hecho más importante de la humanidad. Así como Juan ha descrito de una forma donde los griegos pudiesen entender: ¨y Aquel verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y verdad. Juan 1:14 

Herodes lo vio como una amenaza a su reinado, decidió matar a todos los niños de dos años para bajo de las regiones de Belén. No ha tenido la misma visión de los magos, no quiso adorarlo  pero si matarlo. El orgullo del rey, la soberbia, lo puso en una condición donde el verdadero Cristo no podría destacarse.

 

  • ¿Cuando es que la navidad pierde su sentido? Exactamente donde la carne, el orgullo, la avaricia humana toma el control. Y para empeorar la situación, es cuando se utiliza la figura de la propia navidad nada más para engrandecer y enaltecer lo que son las intenciones y deseos de la carne. La navidad se torna un momento donde el centro es la satisfacción de las voluntades humanas, la búsqueda por el placer por estar bien y tener dinero para consumir lo que los medios dicen que necesitamos. Es cierto, es un momento de fiesta, pero ¿Cuántas familias en estos tiempos se hunden en deudas para poder llegar a satisfacer sus deseos ¨natalicios¨?

 

Conclusión

 

El Cristo debe ser adorado. La navidad debe ser un tiempo de profunda reflexión sobre nuestras vidas, y al reflexionar sobre esto, debemos poder realizarnos las siguientes preguntas:

¿Cómo estamos lidiando con el Cristo? ¿Lo estamos rechazando o adorando?

¿Cuál es nuestra verdadera actitud frente al Mesías esperado? ¿Le estamos entregando lo mejor?

¿Estamos reconociendo al Mesías como Dios, Rey y Cordero que ha sido sacrificado por nuestros pecados?

 

Que en nuestras casas y familias el Cristo vivo sea el centro de nuestra adoración y que más que nada seamos profundamente gratos a Él por ser este Dios, Rey y Cordero que quita los pecados del mundo.

 

¡Feliz Navidad!

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close